BLOG

SALUD Y BIENESTAR.

Nunca tanto como en estos momentos hemos sido conscientes de la importancia de habitar en hogares seguros, confortables y saludables. Por muchos años que vivamos, nunca olvidaremos la compleja situación vivida a causa de la COVID-19 y el confinamiento al que nos ha obligado.

Hace solo unos meses el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España CGATE publicaba una encuesta sobre el proceso de decisión en la compra de una vivienda. Según el estudio publicado, a la hora de decidir qué vivienda comprar, los españoles se guían por el precio (86%) y por la ubicación (81%). Seguramente si la encuesta se hubiera hecho tan solo dos meses después los resultados habrían sido bien distintos.

Porque además de darnos cuenta de lo que verdaderamente importa en nuestras vidas, si algo ha puesto de relevancia el confinamiento ha sido las carencias de nuestros hogares.

Hoy más que nunca, las viviendas y los edificios cobran su verdadera importancia. Los ciudadanos valoramos cada vez más la calidad de la construcción y el mantenimiento como la mejor forma de prevenir o evitar filtraciones y humedades.

Y es que, la presencia de humedades en espacios interiores es mucho más frecuente de lo que pensamos. Además, no sólo causa daños estéticos, las molestas humedades también pueden afectar a la calidad del aire que respiramos, favorecer la aparición de hongos y ácaros y, en definitiva, dañar nuestra salud y la de nuestra familia. Si la vivienda tiene humedades, sus ocupantes pueden presentar síntomas de tracto respiratorio superior e inferior, como tos, silbidos, asma, disnea, bronquitis, alergias e infecciones respiratorias.

Este problema es uno de los más habituales en las edificaciones que padecen el “síndrome del edificio enfermo”, un conjunto de sintomatologías y enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en los espacios cerrados.

Las humedades avisan de su presencia con manchas de moho, olores o desprendimiento de revestimientos.  Para evitarlas lo más adecuado es la correcta instalación de una adecuada impermeabilización como las que fabrican y comercializan nuestros asociados. Gracias a ellas se mejorará, en gran medida, la habitabilidad y salubridad de nuestras viviendas, protegiendo y cuidando la salud de sus habitantes. Porque la salud es lo que realmente importa cuidemos de que nuestros hogares estén libres de humedades