BLOG

CÓDIGO TÉCNICO DE LA EDIFICACIÓN E IMPERMEABILIZACIÓN.

Cómo afecta el nuevo CTE a la impermeabilización de edificios.

La revisión del Código Técnico de la Edificación (CTE) supondrá una nueva manera de construir, marcando el paso hacia una edificación sostenible, en el que la salubridad jugará un papel importante. Sobre todo, en lo que afecta a la impermeabilización en los edificios.

En su exigencia básica protección frente a la humedad, la norma ya limita el riesgo previsible de presencia inadecuada de agua o humedad en el interior de los edificios y en sus cerramientos, como consecuencia de las precipitaciones atmosféricas, pero también de escorrentías, del terreno o de condensaciones. Para ello, establece el CTE, los promotores deben disponer de los medios precisos que impidan la penetración del agua o, en su caso permitan su evacuación sin producir daños.

Es importante recordar que el CTE tiene carácter prestacional, de tal forma que para justificar el cumplimiento de esta exigencia se puede optar o bien por adoptar soluciones técnicas basadas en los Documentos Básicos (DB) o por soluciones alternativas, que se aparten total o parcialmente de los DB.

En este sentido, el proyectista o el director de obra pueden, bajo su responsabilidad y previa conformidad del promotor, adoptar soluciones alternativas, siempre que justifiquen documentalmente que el edificio proyectado cumple las exigencias básicas del CTE porque sus prestaciones son, al menos, equivalentes a las que se obtendrían por la aplicación de los DB.

Productos y sistemas de impermeabilización

Todos los productos o sistemas de impermeabilización deberán disponer de un marcado CE o bien de una evaluación técnica favorable de su idoneidad para el uso previsto. Para ello, deberá contemplarse la necesidad o no de la incorporación de productos o sistemas de impermeabilización en los siguientes supuestos:

  1. En el caso de muros y suelos que estén en contacto con el terreno, se definen diferentes sistemas en función del grado de impermeabilidad exigido (del 1 al 5) que depende del coeficiente de permeabilidad del terreno (Ks) y la presencia de agua (alta, media o baja).

En los muros se requiere de tratamientos de impermeabilización en todos los casos salvo que estos se consideren parcialmente estancos.

En los suelos, si estos están delimitados por muros flexorresistentes o por gravedad, con un grado de impermeabilidad  ≤ 3 o mayor, deberán realizarse tratamientos de impermeabilización. Si los suelos están delimitados por muros pantalla, se deberán impermeabilizar las soleras y placas sin intervención, con un grado de impermeabilidad de ≤ 4 o mayor.

  • En el caso de fachadas, se definen diferentes sistemas en función del grado de impermeabilidad exigido (del 1 al 5) que depende de la zona pluviométrica (del I al V) y el grado de exposición al viento (V1, V2 y V3) que depende a su vez de la altura del edificio y la zona eólica (A, B o C). De forma general no se contempla el empleo de materiales aislantes debido a que los elementos de revestimiento de fachadas cumplen con la función de estanqueidad al agua.
  • Las cubiertas tienen un grado de impermeabilidad único e independiente de factores climáticos. Cuando se disponga una capa de impermeabilización, ésta deberá aplicarse y fijarse de acuerdo con las condiciones para cada tipo de material constitutivo de la misma. Se pueden usar láminas de betún modificado (LBM), láminas de policloruro de vinilo plastificado (PVC-P), láminas de etileno propileno dieno monómero (EPDM), láminas de poliolefinas (TPO), láminas de EVA-EBA (etileno-acetato de vinilo y butilacrilato de etileno),  sistemas de placas para cubiertas inclinadas u otro material que produzca el mismo efecto como revestimientos hidrófugos de mortero o productos líquidos como revestimientos sintéticos de resinas, polímeros acrílicos, caucho acrílico y resinas acrílicas.

Con estas consideraciones técnicas estamos convencidos de que el CTE aportará no solo un mayor aporte energético a los edificios, sino también la salubridad que demandan estos inmuebles para conseguir el grado de confort de sus residentes.