BLOG

Impermeabilización y estanqueidad. Controles.

Para verificar la estanquidad de la impermeabilización, se debe realizar una prueba de servicio cuando esté finalizada la ejecución de la membrana impermeabilizante.

Esta prueba consistirá en una inundación hasta un nivel de 5 cm aproximadamente, por debajo del punto más alto de la entrega más baja de la impermeabilización en paramentos y teniendo en cuenta que la carga del agua no sobrepase los límites de resistencia de la cubierta.

La inundación debe mantenerse hasta el nivel indicado durante un periodo de tiempo comprendido entre 24 y 48 horas. Los desagües deben obturarse mediante un sistema de permite evacuar el agua en el caso de que se rebase el nivel requerido, para mantener éste. Si se prevén lluvias torrenciales, se pospondrá la prueba.

Una vez finalizada la prueba, deben destaparse los desagües; la operación debe realizarse de forma progresiva para evitar que la evacuación del agua produzca daños en las bajantes.

En las cubiertas o en las zonas de cubierta en las que no sea posible la inundación debe procederse a un riego continuo de la cubierta durante un período comprendido entre 48h y 72h.

Si durante la realización de las pruebas aparecieran humedades bajo la cubierta, en los muros o en los tabiques, se descargará el agua, se deben detectar las deficiencias y proceder a su reparación, repitiéndose nuevamente la prueba de estanqueidad.