BLOG

Instalaciones Solares Fotovoltaicas en cubiertas planas industriales: el sol, a nuestro lado

Instalación Fotovoltaica

¿Sabías que España, junto a Portugal, es el país de la Unión Europea que goza de más horas de luz solar? 8,2 horas de media al día, lo que supone un total del 2.500-3000 horas de sol al año. De hecho, España es líder en Europa del mercado fotovoltaico y, además, es el país de la Unión Europea con mayor potencial de generación de energía a través de tecnología fotovoltaica. Exceptuando la cornisa norte (Galicia, Asturias y Cantabria), el potencial de la inmensa mayoría del territorio español se sitúa entre 1.500 y 1.800 kWh/kWp.

En una Europa que apuesta de manera decidida por la reducción de emisiones –el objetivo es lograr disminuirlas en un 55% para el año 2030– y la generación de energía limpia, los sistemas fotovoltaicos cobran especial importancia como tecnología de suministro, ya que tienen un nivel bajo de emisiones de carbono con tan solo 32 g/kWp y son considerados como una fuente de energía estratégica baja en carbono para desarrollar en el siglo XXI2. Para el año 2030, la Comisión Europea ha situado la cuota total de energía renovable en el 32%.

Y en este marco, las ciudades, más exactamente las cubiertas de los edificios, podrían jugar un papel decisivo. Hoy en día, más del 75% de potencia instalada en España se sitúa en huertos solares, ubicadossobre terrenos alejados de los núcleos urbanos de consumo. En cambio, las instalaciones fotovoltaicas en cubiertas de edificios representan menos de un 25%, siendo los edificios industriales y comerciales los lugares donde principalmente se localizan estas instalaciones. “El potencial de aprovechamiento de las cubiertas de los edificios para satisfacer la demanda de energía en España a través de tecnología fotovoltaica es enorme”, señalan desde AIFIm, Asociación Ibérica de Fabricantes de Impermeabilización. “De esta manera, nuestros edificios pasarían de ser consumidores de energía a generadores de la misma, reduciendo el consumo y minimizando su impacto ambiental”.

En este sentido, el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica es un avance en este camino, ya que fomenta el desarrollo del autoconsumo de energía generado a través de instalaciones fotovoltaicas.

Por otro lado, es cierto que, a nivel técnico, encontramos algunas dificultades prácticas en cuanto al acceso y almacenamiento. “Por ejemplo, en grandes instalaciones de producción, situadas en cubiertas de edificios comerciales y logísticos en entornos urbanos, hay que salvar importantes limitaciones para acceder a un punto de conexión para la descarga a red. En lo que respecta al almacenamiento, las tecnologías avanzan rápidamente hacia sistemas más eficientes y viables económicamente”, apuntan desde AIFIm.

Sin embargo, es indudable que en el futuro los edificios energéticamente eficientes contemplarán este tipo de instalaciones para el autoabastecimiento de energía. No obstante, las certificaciones sostenibles de edificios, como la estadounidense LEED® o la inglesa BREEAM®, se basan en estas tecnologías para conseguir créditos o puntos.

Instalaciones fotovoltaicas e impermeabilización

Una de las cuestiones que hay que abordar a la hora de realizar una instalación fotovoltaica en la cubierta de un edificio es el cuidado de los elementos que la integran, prestando especial atención a la impermeabilización. En las cubiertas planas de edificios comerciales e industriales, la impermeabilización es la piel del edificio que queda expuesta a la intemperie y por lo tanto hay que garantizar que la incorporación de estas tecnologías no suponga un riesgo para la estanquidad al agua del edificio conforme a lo indicado en el DB HS 1 Protección frente a la humedad del CTE.

Básicamente existen 3 tecnologías de integración de las instalaciones fotovoltaicas en la impermeabilización de esta tipología de edificios que se basan en la disposición de paneles con una inclinación mínima de unos 10º con orientación este-oeste:

  • Sistemas autoportantes: La instalación incorpora unos contrapesos en su estructura que se apoyan en la impermeabilización.
  • Sistemas fijados mecánicamente: La estructura se fija sobre elementos metálicos anclados a la chapa autoportante del cerramiento o estructura, que sean compatibles con la impermeabilización.
  • Sistemas soldados a la impermeabilización: La estructura se asegura sobre unos elementos de fijación estancos que se sueldan directamente a la impermeabilización.

Todos los sistemas tienen sus ventajas e inconvenientes, por lo que deberá consultarse con los proveedores para adecuar los sistemas más adecuados a las necesidades de cada cubierta, e incluso combinarlos entre sí en una misma instalación solar fotovoltaica.

Artículo publicado anteriormente en El Periódico de la Energía