BLOG

La casa por el tejado

Mantenimiento y reparación de cubiertas         

Sí, hoy comenzamos por el tejado para hablarte de una labor que debe formar parte de nuestra lista de tareas, sobre todo si tenemos una vivienda unifamiliar y nos tenemos que encargar de su mantenimiento y reparaciones.

Como seguramente sabe, las cubiertas junto con la fachada, forman parte de la conocida como envolvente del edificio. Es la piel que rodea nuestras viviendas y que ayuda a asegurar su confort térmico y acústico, su seguridad y su salubridad.

Con motivos tan contundentes debes mantener la cubierta en buenas condiciones durante su vida de uso al igual que se mantienen el resto de partes del edificio.

Realmente no es una labor complicada. El único mantenimiento necesario es la limpieza habitual de sumideros y canalones e inspecciones para encontrar posibles daños físicos de fuentes externas y/o cualquier suceso excepcional (como, por ejemplo, granizo, tormentas).

Es muy recomendable efectuar al menos una inspección anual de la cubierta, aunque si puedes hacerlo dos veces, dormirás mucho más tranquilo. Además, en otoño, si la cubierta está cerca de árboles, se debe realizar una limpieza adicional de hojas si fuera necesaria. También es recomendable inspeccionar la cubierta tras cualquier trabajo efectuado por terceras partes.

Y además, no olvides tener en cuenta:

Derrames de materiales agresivos

En las cubiertas de edificios industriales existe la posibilidad de derrames químicos. En el caso de este tipo de accidentes, el área manchada se debe lavar con una solución con detergente y se debe aclarar con agua fresca hasta que se hayan eliminado todos los restos de compuestos químicos de la superficie de la membrana.

En caso de tener alguna duda se debe consultar con el departamento técnico del suministrador del material instalado.

Selladores

Ocasionalmente puede ser necesario realizar reparaciones en los sellados de silicona o poliuretano usados en las cubiertas, por ejemplo, en tubos pasantes por el envejecimiento de la junta. Dicho trabajo se debe realizar por un aplicador especializado, siendo esencial eliminar el sellador antiguo e imprimando correctamente las superficies antes de la aplicación del nuevo sellador.

La reparación de una cubierta se debe realizar con el mismo material empleado en su impermeabilización y realizado a ser posible por la misma empresa instaladora, siendo recomendable contactar con el departamento técnico del fabricante del producto de impermeabilización en caso de duda.

Reparaciones de emergencia

Obviamente no es siempre posible reparar inmediatamente los daños por un aplicador aprobado especializado. Bajo condiciones normales, la siguiente medida de ayuda puede aportar una protección hasta que se puedan realizar las reparaciones permanentes.  Lo primero que debes hacer es limpiar el área de alrededor de los daños y secarla bien para posteriormente aplicar una cinta autoadhesiva para tapar el área dañada.