BLOG

LAS SIETE TENDENCIAS QUE MARCARÁN EL SECTOR DE LA EDIFICACIÓN EN 2021

En un entorno complejo para el sector por las incertidumbres asociadas a la evolución de la pandemia y a la tercera ola de la Covid-19, cuatro representantes del sector de la construcción y rehabilitación compartieron su visión sobre un 2020 marcado por fuertes caídas de la actividad en todos los subsectores y sobre las perspectivas de un año que promete nuevos desafíos.

La proyección de un impulso a las promociones para alquiler, las rehabilitaciones sostenibles, la eficiencia energética y las ayudas públicas permiten mantener la esperanza.

En un webinar organizado por ChovA, asociada de AIFIm y fabricante de soluciones y productos para la impermeabilización, aislamiento térmico y aislamiento acústico, los expertos destacaron estas 7 tendencias para 2021.

  1. El desafío de la incertidumbre

“A nivel operativo estamos mucho más preparados y, en cierta medida, nos hemos adaptado, pero sigue habiendo incertidumbre en el sector, un poco a la deriva en cómo vaya evolucionando la situación sanitaria”, explicaba Xavier Nácher, jefe de Ventas de ChovA.

Para Luis Rodulfo, vicepresidente ejecutivo de CEPCO (Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción), “la incertidumbre en este 2021 seguirá siendo muy grande y la tendencia al descenso en todos los subsectores de la actividad de la construcción podría mantenerse”.

Daniel Cuervo, secretario General en la Asociación de Promotores y constructores APCE, la caída en las ventas de viviendas está viniendo marcada por la incertidumbre asociada a la Covid-19. “Hemos entrado en un ajuste importante derivado de la incertidumbre de la pandemia. La manera que tiene nuestro sector de plegar velas es analizando el impacto que la crisis va a tener en la economía y en la capacidad adquisitiva de los ciudadanos, y en función de la incertidumbre algunos han paralizado sus decisiones de inversión”.

  1. Producción baja

Los visados de obra nueva cayeron un 17% en 2020 y un 22% en términos de superficie,  invirtiendo la tendencia al alza de cinco años consecutivos, en gran parte por la reticencia de los promotores a invertir en un contexto de incertidumbre económica y de la dimensión real de la crisis. La baja producción y escasez de oferta nueva, las proyecciones de aumento en la promoción para alquiler y las ayudas locales y europeas pueden ayudar a revertir la tendencia, aunque la industria se daría por satisfecha si se repitiesen las cifras de 2020 en este 2021 todavía inmerso en la crisis.

Cuervo estimaba en el webinar celebrado por ChovA que “las perspectivas para este año van a ser más o menos similares a las del año pasado en cuanto a inicio de obras”.

  1. Exportación, menos pero más rentable

El representante de CEPCO cifraba entre el 9 y el 10% la caída de las exportaciones a finales de 2020, unos 3.000 millones de euros menos de exportación hasta 21.000 millones de euros, tras el pico de casi 25.000 millones de euros alcanzado en 2019.

“Pero el dato positivo es que la ganancia media de la exportación se mantiene bastante bien gracias a ajustes de precios y gastos. En este 2021, si mantuviéramos la cifra en torno a esos 21.000 millones de euros ya sería una magnífica noticia dado que en todo el mundo se plantea un elevado nivel de incertidumbre”, aseguraba Luis Rodulfo.

  1. Precios estables con proyecciones alcistas a medio plazo

El representante de la asociación de constructores y promotores explicaba que afortunadamente no se han cumplido las expectativas de caída de precios al mismo tiempo que no se han observado problemas de financiación por parte de los compradores, en gran medida por la baja producción.

“Estamos viendo cómo la venta de vivienda nueva está respondiendo y se mantienen los precios. Pero hay que tener en cuenta que la producción es escasa y el producto nuevo es un bien que se diferencia mucho del mercado de segunda mano”, aseguraba Daniel Cuervo.

A más largo plazo, estima que los precios podrían empezar a subir en un plazo de entre un año y medio y tres años por esa escasez de viviendas, la previsible recuperación económica y las ayudas europeas.

  1. La importancia de los fondos públicos

Todos los ponentes destacaron la importancia para la economía en general, y para el sector en particular, de la dotación presupuestaria de los fondos europeos que todavía tramita el gobierno y la liberación de ayudas locales al sector. Aún así, insisten en que hay que agilizar los trámites y asegurarse de que llegan a las pequeñas y medianas empresas.

“Aún con toda la incertidumbre del mundo, hay indicios que podrían hacernos pensar que 2021 no será de mucha mayor caída o incluso de algún crecimiento, pero todo va a depender de la agilidad de las Administraciones Públicas para mover según qué fondos”, explicaba Rodulfo tras destacar la dotación histórica europea.

Pedro Parra, coordinador de la Asociación Nacional de Rehabilitación y Reformas, ANERR,  se quejó de la paralización de las rehabilitaciones por las restricciones administrativas y físicas de la Covid-19 y destacó la importancia en agilizar unos fondos públicos que están precisamente supeditados a la eficiencia energética y la rehabilitación. “Las ayudas europeas dependen de muchas personas, de muchos departamentos de distintos ministerios, hasta julio no se repartirán las ayudas… hay que agilizar y facilitar los procesos y hacerlos sencillos, gestionar las ayudas para los clientes. No podemos permitirnos el lujo de perder un euro del dinero asignado”, manifestaba.

  1. Sostenibilidad y eficiencia energética

Vivimos un momento único, con las Administraciones Públicas europeas plenamente comprometidas con reducir la huella de carbono de los edificios promoviendo rehabilitaciones y edificaciones con especial atención a los aislamientos y en las que prime la sostenibilidad y la eficiencia energética.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030 y el Programa de Rehabilitación Energética serán fundamentales para el sector.

“Nosotros estamos muy ilusionados y convencidos de que las ayudas para la eficiencia energética van a ser vitales a todos los niveles. Los profesionales ya sabemos de la importancia de este asunto, ahora tenemos que hacer que el ciudadano reconozca y valore esta eficiencia como calidad de vida”, aseguraba Pedro Parra.

  1. Los fondos de inversión y la promoción de alquiler

La falta de oferta de vivienda nueva y el hambre de activos inmobiliarios por parte de algunos fondos de inversión son otro de los elementos que pueden apoyar la industria en los próximos meses. La promoción directamente para el mercado en alquiler (build to rent) va a crecer exponencialmente.

“La tendencia al alquiler es una realidad y seguiremos viendo aumentos de producción específicamente para alquiler en un mercado nacional que sigue descompensado (entre el 18 y el 22% de la población española vive en alquiler frente a una europea en torno al 35%)”, explica el responsable de la patronal promotora.

Todas estas tendencias serán un importante desafío para los asociados de AIFIm, que contribuirán a la recuperación del sector de la edificación en este entorno cargado de incertidumbres con la fórmula que les ha posicionado como líderes de la industria: calidad, eficiencia y sostenibilidad.