BLOG

Puesta en obra de los sistemas de impermeabilización.

AIFIm

¿Cómo debe ser el cheklist de una obra de impermeabilización?.

Cualquier trabajo de impermeabilización requiere una tarea de comprobación o listas de chequeo que aporte garantías a todo el proceso. Repasamos las más importantes:

  • Revisa las partidas económicas. El instalador debe comprobar que la descripción de los distintos conceptos, tanto en su descripción económica como en los planos, se ajustan al proyecto.
  • Planifica las fases de trabajo. Con periodicidad semanal, es importante prever los distintos procesos según los equipos de impermeabilización asignados para dicha obra, y los rendimientos de trabajo habituales.
  • Realiza un listado de los materiales a utilizar según los rendimientos de trabajo considerados. Es igualmente importante mantenerlos protegidos del sol.
  • Planifica los tiempos de ejecución considerando las diferentes etapas de la impermeabilización tales como preparación del soporte, colocación de refuerzos en puntos singulares y colocación de la imprimación en puntos singulares o en toda la superficie.
  • Comprueba la climatología de la semana. Con ello se puede prever si es posible o no trabajar y en qué condiciones, ya que no es viable hacerlo con viento fuerte o lluvia, o fuera del rango de temperaturas indicado por cada tipo de impermeabilización.
  • Verifica la compatibilidad de los complementos a utilizar. Es importante recordar que cada tipo de impermeabilización tiene sus complementos recomendados tales como cazoletas, perfiles, mallas geotextiles, bandas de refuerzo, etc. Antes de empezar la colocación, se deberá comprobar que se tienen dichas piezas, y si no es así, buscar ayuda con los fabricantes para la obtención de las mismas. En el caso de sistemas de impermeabilización completos, de un mismo fabricante, se deberá comprobar que se tienen todos los complementos especificados por el sistema del fabricante.

Para garantizar la correcta instalación de la impermeabilización basta con seguir estas buenas prácticas que, sin duda, amortizarán el tiempo y el coste económico de la puesta en obra.